27 sept. 2009

Minera estadounidense deja tierra árida y contaminada en Bolivia

En la aridez del altiplano boliviano pequeñas lagunas de color turquesa asemejan playas paradisiacas, pero son residuos mineros tóxicos que contaminan la tierra, por lo que un grupo de indígenas aimaras se sintieron obligados a rebelarse contra una minera.

Los indígenas están molestos porque la multinacional Newmont Mining, con sede en la ciudad estadounidense de Denver, vendió en julio su participación a socios bolivianos y se marchó “sin cumplir su promesa” de compensarles con nuevas tierras, por lo que el miércoles decidieron tomar la mina Kori Kollo a 195 kilómetros al suroeste de La Paz, informó el líder de la protesta Marcial Ojeda.

El sábado iniciaron una negociación con la empresa con mediación del gobierno y suspendieron la toma de la mina “por el momento”, dijo Ojeda.

Cuando las aguas aturquesadas se secan bajo un sol intenso a 3.750 metros de altitud dejan una costra de sal amarga que el viento esparce esterilizando la tierra. Ningún animal de pastoreo ni pastizal se observan en kilómetros a la redonda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario